...Nuestro porteo...

...Yo porteo...

En este segundo embarazo y esta segunda maternidad, me he planteado muchas cosas que con mi primer hijo no hice. 
Una de ellas es el porteo, que aunque la historia nos dice que es la manera más natural de llevar al bebé (pegado a nosotros), era una costumbre que se había perdido y que parece que va recuperándose con fuerza.

Así que busqué asesoramiento acudiendo a un taller de porteo, a cargo de Sara de Granujas crianza y una vez lo recibí he descubierto que portear tiene numerosos beneficios:

PARA EL BEBÉ
⇒ Se siente más seguro puesto que está en permanente contacto con el adulto, por lo que el vínculo de apego se favorece.
⇒ Ayuda al descanso del bebé, ya que duerme más durante el día y concilia mejor el sueño por las noches.
⇒ Al estar en posición vertical, beneficia el sistema respiratorio y digestivo y ayudando en casos de cólicos y reflujo (esto fue algo que pude comprobar con mi experiencia)
⇒ Regula la temperatura del bebé
⇒ Favorece el desarrollo del tono muscular del pequeño.
⇒ Corrige la displasia de cadera en algunos bebés porteados.

PARA MAMÁ/PAPÁ
⇒Tienes libertad de movimiento para realizar diferentes tareas mientras porteas (tienes las manos libres)
⇒ Aumenta la producción de leche materna.
⇒ Favorece el vínculo afectivo entre tu bebé y tu.

Y aunque hoy en día a todo se le llama porteo, es importante que el portabebés con el que se haga el porteo (fular, bandolera, mochila...) sea ergonómico y esté homologado.
Para portear de manera segura, y que el porteo sea ergonómico se deben cumplir ciertos puntos que en su mayoría tienen que ver con la postura que adopta en bebé:
  • El bebé debe ir colocado a la altura del pecho (que le podamos dar un beso con bajar levemente la cabeza)
  • La colocación de las piernas del bebé tiene que ser en forma de M o rana





Considero básico asistir a un taller de porteo, no solo para conocer la amplia variedad de productos que podemos utilizar para portear y elegir cual es el idóneo para ti y para tu bebé, sino también para que te expliquen cómo utilizarlos de manera adecuada ya que al principio parece fácil, pero no lo es.

Además, en el caso de Granujas Crianza ofrecen un servicio que me pareció genial: alquilar tu portabebés.
No solo puedes alquilarlo para momentos puntuales (ir de viaje, moverte por Valencia unas fallas....) sino que también te sirve para probar el producto antes de comprarlo, y si no te gusta tienes la posibilidad de devolverlo y probar uno que se ajuste más a tus necesidades y las de tu bebé.

En nuestro caso elegimos la mochila evolutiva Kibi (la podéis ver aquí )y estamos encantados con ella. Va desde los 4 meses aproximadamente hasta los 3-4 años. 




Os dejo enlazada aquí la web de Granujas Crianza donde nosotros adquirimos nuestra mochila, así como su perfil de Instagram aquí, que estoy segura de que Sara os atenderá fenomenal.

Y vosotros ¿os animáis a portear?

No hay comentarios