...Y llegó el día..

...Y llegó el día...

Creo que llevo demasiado tiempo temiendo el día de hoy. Pienso en este momento desde el mismo momento en el que naciste. En realidad estoy con el temor, desde que supe que existías.


Pero tenía que llegar y llegó hoy: 17 de abril. 

16 semanas de permiso por maternidad, más un mes de lactancia que ha pasado sin darnos cuenta.


Los sentimientos que tengo, no sé si lograrán traspasar la pantalla. Sé que no todas las mamás se verán reflejadas en ellos, sé que cada una vivimos, afrontamos y sobrellevamos esta situación de la mejor manera posible, y de formas distintas.

Pero hoy es el día que tú y yo tenemos que separarnos.

No sé cómo explicarte lo que significas para mi, porque tú pequeña Julieta, eres quien ha cerrado el círculo, quién ha completado lo más importante para mí: la familia.

Como cuando tienes un puzzle y colocas su última pieza, como cuando acabas de montar una casita de los inacabables Playmobil, como cuando terminas de apretar el último tornillo de un mueble de Ikea....Entonces tomas distancia, lo miras y dices ya está, qué bonito me ha quedado, el esfuerzo ha valido la pena...

Pues eso eres tú Julieta, mi cierre. 
Mi tomar distancia, mi decir qué bonita familia tengo...

Y hoy 37 semanas de embarazo más 21 de vida juntas, hoy nos separamos; antes, mucho antes de que mamá hubiese querido, mucho antes de lo que tú hubieras querido (estoy segura)

He llorado y llorado mares pensando en hoy. Te he mirado y abrazado "de más" pensando en los momentos en los que no lo voy a hacer porque no estaré contigo. He exprimido cada momento contigo como si hoy fuese cada día de todos los que hemos pasado juntas...
Y aunque he disfrutado inmensamente de ti, me ha sabido a nada, me ha sabido a un suspiro, se me ha quedado corto... Excesivamente corto...

Y yo, que no soy nada de prontos, que no soy nada de hoy para hoy, que no soy nada de pensar en mí, un día me hice caso, un día fui egoísta, y un día tomé una de las mejores decisión de mi vida.

Hice números (mal hechos seguramente) te miré, me miraste y te dije que ese día no va a llegar tan pronto, que ese día todavía estaba lejos, que no iba a experimentar esa agonía hoy.

Papá me apoyó y no necesité más. 
Ese día fue el 20 de marzo, el día de la felicidad.
Y no hay nada en el mundo que me pueda hacer más feliz hoy que tú.


Tú y yo no nos vamos a separar, mamá no va a ir a ningún lado (al menos de momento). 
El motivo de mi felicidad extrema, de mi sonrisa desde hace algunas semanas es esa palabra: excedencia.


Así que hoy seguiremos a lo nuestro: a querernos, a descubrirnos, a compartirnos... Seguiremos disfrutándonos ajenas al día tan horrible que hubiera sido hoy. Hoy no miraré ni mi cartera, ni mi cuenta del banco. Hoy solo te miraré a ti, y veré la sonrisa reflejada en mi rostro. Hoy seguiremos siendo tú y yo.

Ojalá el dinero, no fuera el causante de que otras mamás no puedan sentir esa felicidad, no puedan prolongar más el estar con sus bebés.
Ojalá todo fuera más fácil.


20 de marzo día de la felicidad
20 de marzo día de mamá y Julieta


Gràcies Geperudeta, t'ho demaní i m'ho has concedit.

2 comentarios

  1. M'alegre molts per vosaltres Maria Teresa. Jo en Leo no vaig tindre opció i em vaig haver d'incorporar l'última setmana de maig (interina amb vacant, decret vela que canvia i en compte d'un mes de lactància em donen sis dies i m'avisen la setmana d'abans, sacalexes al cole a l'hora del pati), però ho superarem ja que papi si es va quedar a casa amb ell fins que tenia un anyet. Ara amb Logan sóc jo qui és queda a casa i papi qui treballa. El millor, que cap dels dos hagués de renunciar a passar temps amb els nostres fills xq l'estat comprenguera que ens necessitem mútuament pares i fills. Seguirem lluitant,seguirem abraçant-se i estimant-se com tu dius. Besets i enhorabona per la decisió

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Sonia. Encara que el meu compte corrent no està tant content, jo sí ho estic. Bessets

      Eliminar