...Mis inicios (de nuevo) con la lactancia...


Éste como otros temas dentro del mundo de la maternidad, 
es un tema delicado.

En este post os conté mis inicios con la lactancia de Marc. Recibí muchas críticas y comentarios poco constructivos por contar mi experiencia. Pero es que fue eso, mi experiencia

No soy asesora de lactancia, ni matrona ni pediatra. No soy radical en este tema ni en ninguno. Solo soy madre e intento por todos los medios, como tú,  hacer lo mejor para mis hijos.

En este post os cuento cómo fueron nuestros inicios en la lactancia y en qué punto nos encontramos ahora mismo, en los 3 meses justos de vida de Julieta.


...Nadie dijo que fuera fácil, solo que valdría la pena...

Aunque no quiera, es inevitable comparar experiencias. Y es que tanto en mi primer contacto con la lactancia como con el segundo hay similitudes, demasiadas similitudes

Julieta nació un precioso domingo de noviembre por parto natural. Y aunque se agarró a la perfección al pecho y succionaba correctamente, poco o nada sacaba.
En una de las pruebas que le hicieron, detectaron que tenía la glucosa muy bajita, por lo que nos recomendaron  lactancia mixta  (pecho más un biberoncito) hasta que yo tuviese la subida de leche.
Y así comenzamos, como ya pasó con Marc, introduciendo el biberón en nuestras vidas. 

Pese a que tomé mi primera cerveza (sin alcohol) ya que dicen que la cebada favorece la subida de leche, la leche seguía sin subir, por lo que la matrona me recomendó Promil, un complemento alimenticio natural que ayudaría a la producción de leche.
Una vez en casa compramos un biberón y leche de fórmula, ya que en el hospital nos los facilitaron el tiempo que permanecimos allí. Y seguimos con nuestro "mix" esperando la subida.


...Y llegó el frío...

Una noche, ya acostados, lo volví a sentir. 
Pero esta vez no pasaría tan rápido como la vez anterior. Y aunque ya sabía qué era y sabía que pasaría, pasé muchísimo miedo. 
En esta ocasión el frío fue bestial.

Poca o ninguna información he encontrado sobre este tema. Puede que el nombre científico sea otro, pero si me seguís y me leísteis en su día, sabréis a qué me refiero.

Parece ser que hay un contraste entre la temperatura corporal y la temperatura ambiente. Las hormonas se revolucionan y dan paso a ese episodio que no se lo doy a pasar a nadie. 
El nombre con el que yo lo conozco es "pelo de pecho"

No sé cuánto tiempo estuve así, para mi una eternidad. Los dientes me chasqueaban, mis uñas se volvieron moradas, mi cuerpo entero se puso a temblar. 
Ya lo había vivido, justamente tres años atrás.

Horrible, la verdad que fue horrible. 
Cuando por fin cesó el frío noté que la subida de leche. Los discos de lactancia se me empaparon, y aparté el biberón de nuestras vidas.

Y a día de hoy disfruto mi lactancia. Tomas cada tres horas por el día, y mucho mas espaciadas durante la noche.
Julieta crece sana y feliz, y yo encantada de ayudarla con lo mejor de mi.

Os dejo aquí el post sobre el pelo de pecho que viví con Marc, por si os interesa leerlo.

No hay comentarios