...Bye bye, pañal...

...y le dijimos adiós al pañal...

Como ya os conté en este post, este verano empezamos a hacer algunas pruebas con la retirada del pañal. Marc era muy pequeño, y aunque conseguía hacer pipí o caca algunas veces en el wc, era de manera esporádica y casual. Así que sin forzarle y respetando su ritmo, fuimos dando pasitos poco a poco…

No obstante, viendo que tampoco podíamos hacerlo bien, de manera sistemática (por viajes, por salidas y por mil excusas más) dejamos el tema de lado hasta este mes de octubre.

Como os dije por las redes sociales, ha sido una operación pañal “forzosa”, ya que de momento, y hasta que en la escuela infantil de Marc no se pusieran con el tema, no teníamos prisa ninguna en quitarle el pañal.
Pero casi siempre (por no decir siempre) las cosas no salen como planeas, y menos en esto de la maternidad.

Marc entre los mocos, y la salida de las muelas, empezó a tener escaldado el culete. Cada vez lo tenía más y más rojo, y pese a que le limpiábamos con esponja y agua, y utilizábamos polvos de talco, o aceite, no disminuía la rojez.

Aprovechamos una visita al pediatra para comentarle el tema, y nos recomendó la retirada del pañal. Así, sin más, tan tranquila ella, con una serenidad pasmosa con lo que supuestamente “se me venía encima”…

Nos asaltó un mar de dudas: ¿y si no estaba preparado? ¿ahora en invierno cuando siempre he oído que mejor cara al buen tiempo? ¿con dos añitos no sería demasiado pequeño? ¿tendríamos la paciencia necesaria? ¿tendría ropa suficiente?... Pero todas ellas se disiparon al ver que Marc montaba en bici de pie, o evitaba sentarse, o se ponía como loco a chillar pupa y llorar cada vez que lo teníamos que sentar en la sillita del coche.

Ya desde este verano, habíamos tratado el tema de ir al baño con el cuento “todo el mundo va” que es un cuento que va genial, para familiarizar a los niños con ello; además el wc no le era extraño, puesto que ya lo sentábamos siempre como rutina matutina desde este verano.


La retirada forzosa, fue total. Tanto de día como de noche. No fue drástica ni brusca para él, puesto que ya había hecho sus “pinitos”.

A día de hoy puedo deciros, que no tenemos la operación pañal conseguida al 100%. Marc no pide el pipí o la caca, pero si te avisa cuando se lo ha hecho ;) 
Aun así lo vamos sentando en diferentes momentos del día tanto en el cole, como en casa y va haciendo.

Respecto a los momentos de sueño, de noche y en las siestas, suele tener un buen control sin pañal, ya que se levanta en cuanto a penas mojado (con el pañal amanece completamente mojado) El problema, que nos ha ocurrido ya varias noches, es que de madrugada, se hace pipí y se despierta, por lo que hemos optado por ponerle pañal tipo “pants” de Dodot, a ver si al ser más finos, no le escaldan tanto el culete.

Y hasta aquí os puedo contar, en esas estamos. Intentando coger la rutina de ir cada veinte-veinticinco minutos al wc, llevando un arsenal de calzoncillos, leotardos, calcetines y zapatos en el bolso, y esforzándonos por tener paciencia, por tener constancia y sobre todo, por no frustrar a Marc, que es lo verdaderamente importante.


¿Cómo se os dio a vosotras? ¿Algún consejo?

2 comentarios

  1. Pues yo aun no le he quitado el pañal pero si que en marzo quiero intentar hacerlo, estoy leyendo vastante a ver como puedo plantearlo pero bueno cada niño es un tema, me alegra que te este yendo bien, poco a po ya veras que en nada lo conseguis!!! Un beso

    ResponderEliminar