...La habitación de mayor...


La habitación de bebé  creo que es una de las cosas que más ilusión te hace preparar, cuando estás embarazada. 


Pronto el bebé va creciendo, y sus necesidades se van modificando dando paso a otras nuevas. En ese momento te planteas que ha llegado el  momento de  que tu hij@ tenga otro tipo de habitación

Quizá una habitación que tenga espacio para una pequeña biblioteca o un espacio para dibujar; una habitación donde cambiador y mecedora ya no son tan necesarios; una habitación donde se podría prescindir de la cuna y podría tener una cama... en definitiva una habitación de "mayor".

Hacía algún tiempo que habíamos observado que Marc se movía muchísimo por las noches, además es un niño bastante grandote por lo que empezamos a plantearnos la posibilidad de hacer el paso de la cuna a la cama.

No ha sido nada fácil hacer este cambio. Intentar encajar los rincones que queríamos que la nueva habitación tuviese, sin renunciar a espacio libre no ha sido tarea sencilla. Los muebles que on-line parecían perfectos, al natural no lo eran; paquetes equivocados que resultan quedar mejor de lo esperado... Como os digo, una odisea, pero una vez medio montada estamos contentos con el resultado final.

Marc se ha adaptado muy bien a su nueva cama, y en general a toda la habitación. Siguiendo un poco algunas instrucciones de una "habitación Montessori", todo está a su alcance para que tenga la autonomía suficiente y utilizar todas las cosas sin necesidad de nuestra ayuda.

La rutina de juego ha cambiado. El  espacio donde juega es distinto: ahora en su habitación, y antes lo hacía en el comedor. Me entenderéis cuando escribo que "hemos recuperado parte de nuestro espacio" 
Posibilitarle espacios para pintar, o leer ha hecho que quiera pasar más tiempo allí. Y darle la oportunidad de acceder a todo sin ayuda ha facilitado que saque y guarde juguetes sin la necesidad de que mamá o papá estén pendientes.


La rutina de sueño también ha variado con la incorporación de la habitación "de mayor". 
Anteriormente, por las noches Marc solía dormirse en la hamaquita; el balanceo le hacía relajarse y dormirse con facilidad. Ahora tras leer un cuento, nos solemos acostar con él (papá o mamá) en la cama. Cantamos alguna canción, vemos alguna foto de cuando era pequeño en el móvil (que le encanta) y en cosa de quince minutos se duerme.
Nuestra intención es poco a poco, ir separándonos físicamente de él: sentándonos en la cama, sentándonos cerca de la cama... y hacerlo de manera progresiva hasta que llegue un momento, que concilie el sueño sin la necesidad de que estemos presentes.

Espero pronto tener toda la habitación montada (muebles y deco) y poder enseñárosla, que está quedando preciosa.

¿Cómo os fue a vosotros este cambio?






2 comentarios

  1. Pues con la mayor fue bastante parecido. Con el peque, como comparte habitación con su hermana fue como.más natural.
    Es genial todo lo que has tenido en cuenta ��
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues con la mayor fue bastante parecido. Con el peque, como comparte habitación con su hermana fue como.más natural.
    Es genial todo lo que has tenido en cuenta ��
    Besos

    ResponderEliminar