... Marc ya duerme solo...

¿Cuál es el momento idóneo para que un bebé duerma en su habitación? Mucho he leído sobre este tema, y como en todo, encuentras respuestas de todo tipo:
  • Cuanto antes: Algunos pediatras afirman que es importante que el niño duerma en su habitación lo más pronto posible.
  • Tiempo al tiempo: Hay gente sin embargo que prefiere retardar este momento por diferentes motivos (lactancia, proximidad…)

En mi opinión, el paso de la habitación de los papás a la habitación propia del bebé es algo que depende tanto de múltiples factores, que creo que cada bebé “te dice” cuál es su momento.

En nuestro caso, Marc está durmiendo en su habitación desde los 13 meses, y hemos esperado a que su pauta de sueño fuese regular. El fin de la lactancia a los 10 meses dio lugar a que Marc durmiese más horas seguidas (se duerme sobre las 22.30 y hace una toma de biberón sobre la 1.00 de la madrugada).

Temía el momento de dejarlo dormir solito, por si ya era consciente de que estaba en un espacio que no le era familiar, y en el que no estábamos sus papás; pero la verdad es que se adaptó fenomenal a su habitación.

Bien es cierto, que tuvo una noche en la que estuvo dos interminables horas llorando sin parar, hasta que cayó rendido. Tuvimos tentaciones (yo más que el papá) de llevarlo de nuevo a nuestra habitación, pero finalmente optamos por ser firmes en el cambio
Lo pasamos realmente mal por verlo de ese modo, y además nuestro “querido vecino” quiso sumarse a “la fiesta” dando unos golpes fortísimos en la pared (debió pensar, que los golpes calmarían a la pobre criatura)

Pero desde entonces, duerme muy bien. Utilizamos el vigila-bebés Minilad que nos da la imagen y sonido de Marc si llora o tose o si se mueve demasiado, así que estamos muy tranquilos. Además creo que toda madre conserva una especie de sexto sentido por el que en el momento oye un quejidito de su bebé por suave que sea, se pone en alerta.

Y a vosotras ¿cómo os fue la experiencia con este importante cambio?

Un besote y gracias por leerme.


3 comentarios

  1. Hola Gema! No lo dejamos solo llorando. Mi marido estuvo las dos horaa con su mano puesta en su espalda y hablándole y tranquilizándole.. Yo no aguanté allí todo el tiempo porque entre que hubiese flaqueado y lo hubiese cogido y que los golpes del vecino me pusieron de muuuuy mala leche... Me tuve que ir.
    No me gusta nada que Marc llore, es más es que no es para nada un niño llorón... Pero sabiendo que su padre estba con él intentando que calmarlo... Estoy tranquila. Besetes

    ResponderEliminar