...Algo más que mamá...

He estado un poco ausente de escribir en el blog, y es que ser mamá trabajadora es algo más complicado de lo que pensaba... Porque llega un momento que entre pecho, papillas, baño, juegos, risas... tienes muy poco tiempo para dedicarle a cosas que no sea ser mamá. Y de eso va el post de hoy, de sacar un poquito de tiempo para nosotras, como mamás, como mujeres, como pareja...

Cuando estás embarazada, empiezas a cuidarte mucho más de lo que lo hacías (al menos en mi caso) y pones atención en cada parte de tu cuerpo en beneficio propio y en el de tu bebé: cremas antiestrias para la tripa, cremas para el pecho, masajes en zonas lumbares,  dejas de comer jamón (que rabia me dió), beber alcohol...

Pero todos estos mimos que te profesas tu y los tuyos quedan en un segundo o tercer plano cuando nace el bebé. 

Puede llegar un momento en el que te encuentres con alguna o varias de estas situaciones:
  • Eres la última en vestirte, así que te pones cualquier cosa para salir.
  • Sales de casa "a cara lavá" porque no has tenido tiempo de maquillarte y disimular tus ojeras.
  • Tu vida se limita a tu bebé y "dejas de hacer" cosas que hacías antes cuando sólo erais dos (ir al cine, a cenar, de paseo...)
Os suena alguna de ellas ¿verdad? Es por ello por lo que es importante tener nuestro propio espacio, porque la verdad es que aunque ser mamás es nuestra actividad preferida, y lo somos 24 horas al día.... somos algo más que mamás.
Así que aquí os dejo algunas ideas para que saques tiempo para ti:
  • Date un capricho. Ya no estamos embarazadas y lo del antojo ya no cuela, pero un capricho de comida siempre viene bien.
  • Estéticamente viene muy bien una sesión de depilación, manicura, pedicura y peluquería (que con los tirones de pelo que da el peque y lo que se cae, la peluquería es urgentísimo)
  • El tiempo en pareja solos se reduce mucho, pero es importante conservar algo de intimidad y hacer actividades juntos (un cine + cena es un clásico)
  • Ropa ropa y más ropa: yo no sé a vosotras, pero tras dar a luz la ropa no me sirve (y no es una excusa, aunque si lo fuera, sería buena) así que unas compritas siempre vienen bien para subir la moral. 
  • Ponte guapa; no salgas de casa sin algo de colorete, pintalabios y un aliado fundamental es el tapaojeras (qué haríamos sin este gran aliado) 
Yo me dí hace poquito un capricho estético para ponerme guapa hace poquito y acudí a que Ana Albiol me maquillara con productos de Nars. Pasé una tarde divertidísima con mi insta amiga preferida! Y en breve, cumpliré otro de mis auto-consejos pero shhhh.. no os lo puedo contar....
Ya tenía escrito este post, cuando leí un artículo de suavinex sobre  el síndrome bournout, síndrome que desconocía y que nos puede afectar los primeros años tras dar a luz cuando nos "obsesionamos" en nuestro rol de mamá, os dejo el enlace aquí por si os interesa. 
Besotes y gracias por leerme. 

2 comentarios

  1. Es verdad que apenas tenemos tiempo para nosotras cuando damos a luz. Y es admirable que saques tiempo para el blog. Eres una supermamá y segurobque marc un superhijo.
    Laura Bilbao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también tiene un superpapá en casa. ;)

      Eliminar