... tu, yo y la luna...

Me he pensado y repensado muy mucho, escribir este post. No sé ni cuántas veces he aplazado ya hablar sobre este tema, cuántas veces lo he empezado a escribir y he borrado lo que he escrito... 
Pero hoy, me he decidido a sentarme y escribirlo... Supongo que no será un unico post sobre el tema, porque sino será mas extenso que la biblia.. pero aquí empieza. 

 

Este post va sobre colecho 
(silencio en la sala, y pasa un rulo de esos del desierto) 




Las que me seguís y leéis los posts que voy publicando, veréis que siempre escribo sobre mis vivencias como mamá primeriza, las novatadas que me pasan, las aventuras y experiencias que tanto yo como mi marido vivimos con el nene, no sobre cosas que me cuentan otras mamás. Me gusta hablaros en primera persona sobre cómo es mi día a día desde que llegó Marc a nuestras vidas, y creo que aunque todos los temas son opinables, y todo el mundo tenemos nuestra idea pre-concebida al respecto de cualquier tema, mucha gente, no debería soltar sus opiniones en alto, sin haber vivido en sus carnes un tema en concreto (chica cállate, o dílo "pa tus adentros"). 
Digo esto, porque el colecho, parece ser un tema "tabú" y mucha gente, te mira como un "bicho raro" por practicarlo.. y no lo soy.

Bueno, menos rollos que ya habrá ocasión para eso, y al lío.

Como os he comentado en otras entradas, cada momento del día es único, y especial; ahora mientras os escribo miro la pantalla y por el rabillo del ojo veo que Marc está dormidito en su hamaquita... sin duda algo que da mucha paz... un bebé durmiendo. 

Cuando me quedé embarazada, al igual que con el tema de dar pecho tenía muy claro que quería practicar el colecho con mi bebé por varios motivos:
  1. Crianza natural: Cada día estoy más por este tipo de educación, sin ser una "talibán" que como dice J, todos los extremos son malos. Yo investigo, analizo pros y contras y decido qué tipo de crianza quiero para mi hijo. Por supuesto, si no cuentas con el apoyo de la pareja... esto se hace muuuuy complicado. Leí el libro de Carlos González, bésame mucho, y aunque no todas, algunas ideas, las  comparto. Y el colecho es una de ellas.
  2. La distribución de mi casa:  Tenemos todas las habitaciones en la planta baja, excepto la de matrimonio que la tenemos situada en el piso de arriba... por tanto, mi bebé se irá de mi habitación, a su habitación a dormir solo, cuando lo consideremos lo suficientemente maduro para dormir bajo, solito.

Hay diferentes formas de practicar el colecho:
  • El nene puede dormir en medio de los padres, en su misma cama (que sería el colecho más "purista") Indagando sobre el tema, descubrí esta cuna en la que el nene duerme en medio de los padres, sin necesidad de dormir sobre su mismo colchón, así evitamos miedos de poderlo aplastar y demás "mitos" que hay por ahí. Por si os interesa, esta cuna es la Cuna Nido Portátil Baby Delight de Nikidom y la podéis comprar aquí. Bajo mi punto de vista, el problema que tiene es el tamaño... Marc con 3 meses y medio no cabe ya ahí para nada.
  • El nene puede dormir en su cuna independiente, pero pegadito a la madre. Hay muchísimas opciones en el mercado para esta forma de practicar el colecho: desde minicunas, hasta cunas grandes. Ésta ultima es la opción que elegimos, ya que como os he comentado, debido a la distribución de mi casa, Marc tardará todavía una temporadita en dormir solito, así que la minicuna se le quedaría demasiado pequeña.

He pensado pros y contras de practicar el colecho, y la verdad es que solo he encontrado ventajas... Si queréis ponerle un pero.. buscarlo en internet porque yo no se lo encuentro.

Ventajas:
  • Favorece el vínculo de apego mamá-bebé, puesto que el contacto entre el pequeño y su mamá es constante. Basta con que la mamá estire el brazo y puede acariciar a su pequeño, o incluso poner la cabeza al lado de la de tu bebé (al estar los colchones a la misma altura) y susurrarle palabras de amor.
  • Favorece la lactáncia materna. Al estar pegadita a tu bebé, no tardas nada en cogerlo y colocarte al bebé a que mame; yo al principio, le daba pecho en una mecedora, pero cuando probé a darselo en la cama... repetí y repetí y rep....
  • Ayuda a la madre a descansar. Como os he dicho, para cogerlo no hace falta salir de la cama, así mientras le estás dando pecho, puedes estar descansando... sobre todo los primeros días viene muy bien.. El bebé se te desenganchará del pecho cuando esté saciado.
  • Da seguridad a tu bebé. Mientras se duerme el bebé puede verte, sabe que estás ahí, a su ladito, se siente seguro, su mamá lo es todo para él. De la misma manera, cuando se despierta, por las mañanas, o si se despierta porque le duele algo.. eres lo primero que ve (con unos pelos de loca y con unas ojeras que te llegan a las rodillas, pero eres la mejor mamá del mundo para tu bebé)
  • Permite al padre la toma de contacto con el bebé. Mi peque no es nada llorón, y no nos ha dado muchos momentos malos durante la noche, pero recuerdo un día que yo estaba más que agotada. J me dijo que le cambiara el lado de la cama, y así él estuvo acariciando a Marc para consolarle en su berrinche.
  • Tranquiliza a la madre. ¿Por qué digo esto?Los primeros días, el bebé está adaptándose al mundo que le rodea, y hace unos "ruiditos" que estamos "genéticamente diseñadas" para oirlos.. al tener a tu bebé a tu altura, ves que está bien, o notas si ha regurgitado y ha tirado parte de la toma....
Por todo ello tuve claro que quería que dormir con mi bebé; y tras mi experiencia os digo que es algo precioso.. También os digo que soy la primera que antes de irme a dormir, le digo a Marc (aunque esté durmiendo) : dona'm la maneta (dame la mano) y lo cojo para dormirme. Es tán bonito dormir con él... que creo que voy a hacerme una siestita a su ladito.

Os seguiré contando más sobre el colecho.. porque no está todo dicho... ni mucho menos!
Besotes y gracias por leerme

No hay comentarios