...tic tac...

 

Del 24 de febrero al 24 de marzo. Sólo un mes, sólo 30 días. 
Algunos dirán que 30 días son muchos días, yo creo que son poquísimos, creo que este tiempo que queda va a pasar en un abrir y cerrar de ojos; solo de pensarlo se me pone el corazón en un puño. Faltan 30 días para que suceda algo, para lo que creo que aun no estoy mentalmente preparada. Faltan 30 días para volver a trabajar. 


Para l@s que no  me conocéis, soy maestra de educación infantil, y puedo decir que más que gustarme, me encanta mi trabajo, me apasiona. Trabajo con nenes de entre 3 y 6 años, los más pequeñitos del cole, y es un trabajo totalmente vocacional y que me da más alegrías que penas. Y aunque el 90% de la población, cuando dices que eres maestra, lo primero que piensa es en mis vacaciones, es un trabajo, que no creo que cualquier persona, pudiera hacer.

Hay muchas cosas buenas que tiene mi trabajo, que me hace trabajar a gusto, y pensar que mi trabajo, no es un trabajo, que es como un hobby.
No me importa que suene el despertador para ir al cole, porque sé que voy a vivir mil y una aventuras con esos locos bajitos a los que adoro. No me importa echar horas y horas de más (que no te paga ni agradece nadie, todo sea dicho de paso) para hacer que el aprendizaje de mis nenes sea más divertido, creativo y que recuerden esta etapa de la enseñanza, como una de las mejores de su vida.
No me importa citarme con padres fuera de mi horario, para así no entorpecer en sus trabajos, y he quedado con padres a las 8:00 de la mañana, o otras veces a las 17:00 horas.
No me importa tener que formarme y formarme y formarme, año tras año, porque siempre hay algo nuevo que aprender. Una espiral de formación que no acabará hasta que me jubile, porque me gusta estar a la última en cuanto a metodología y nuevas tecnologías, para poder aplicarlo en mi aula.
No me importa llevarme montañas de fichas a mi casa y desparramarlas en la mesa de mi comedor para ordenarlas y encuadernarlas, mientras J me mira con cara de asombro.
No me importan estas y muchas otras cosas extras que todo maestro (o al menos en infantil) hacemos porque sí, porque nos gusta lo que hacemos y porque queremos ofrecerles a nuestros niños lo mejor.

No me importaba... Hasta ahora.

Marc nació el 4 de noviembre, y mi vida cambió por completo. Ya me lo decían, pero hasta que no te pasa no sabes el verdadero significado de esa frase. Y mucha gente te la dice en sentido peyorativo, para mi mi vida ha dado un cambio tan a mejor, que a veces me sorprendo a mí misma en mi estado de felicidad constante.
Y aunque mi trabajo me sigue apasionando, mucho más me apasiona mi hijo, y me da muchísima pena tener que separarme de él, unas horas al día, estos mesecitos hasta que llegue "el caloret"

Quedan 30 días, para que él y yo nos separemos más de lo "debido" para mi forma de ver la maternidad. Creo que toda madre debería poder estar con su hijo, al menos, durante su primer año de vida, pero esto en nuestro país, desgraciadamente, no es posible.

Pero bueno, a parte de lamentarme (que también lo hago, para que os voy a engañar) voy a vivir intensamente cada uno de estos 30 días, porque en este mes vamos a vivir cosas muy intensas que recordaré toda mi vida.

Este mes de permiso por maternidad, me quedan por vivir muchísimas cosas, algunas muy destacables como:
  • Su cuarto cumplemes.
  • Las "malditas vacunas" de los cuatro meses.
  • Su primera papilla, que empezaremos a principios de Marzo.
  • El bautizo de Marc, también a principios de Marzo (que ya ando inmersa en los preparativos)
  • La semana fallera pasaremos por la ofrenda de la Virgen de los Desamparados toda la familia junta; cosa que me hace especial ilusión.
  • Viviremos nuestro primer día del padre con Marc.
  • Haremos nuestro primer viaje largo juntos.
  • Y espero que muchas cosas más que pueden pasar ahora, o más adelante (su primer diente, sus primeras palabras, sus palmitas...)
Así que voy a intentar centrarme en lo bueno, y dejar de lado la tristeza que me supone la vuelta al trabajo, y aunque creo que seré un mar de lágrimas cuando aterrice en el cole, supongo que a todo se acostumbra una no?

Y vosotras, cómo os fue la vuelta al trabajo?
Besotes y gracias por leerme



No hay comentarios