Y el angelito se durmió

Hola, os presento a mi bomboncito dormido, y de eso va el post que os presento a continuación, de cómo mi peque, con 2 meses, va durmiendo mejor cada día que pasa.

Algunas de las que me seguís en instagram, me habéis preguntado qué hemos hecho para que Marc, duerma por la noche unas 6-7 horas, sin despertarse a pedir pecho. 
Aunque esto no es la panacea, ni invento nada nuevo, y puede ser que a mi me funcione pero a vosotras no.. vamos, lo de siempre con estos bichitos... pero bueno, os cuento mi experiencia por si a alguien le puedo ayudar; pero recordad que cada nene es un mundo así que, paciencia.. Allá va...

Como habréis leído en otros posts, sobre las 20.30-21.00 de la noche, me solía acostar. Marc pedía cada tres/cuatro horas y no diferenciaba día de noche; y la verdad que entre las tomas nocturnas, y una alteración del sueño que tengo, a esas horas, estaba ya bastante zombie. 

Así pues, nada más darle el pecho, me subía a descansar unas tres horitas (hasta la siguiente toma). Al minuto (porque os habréis dado cuenta de que tres horas pasan como un minuto) J, mi marido, aparecía con el nene en la habitación llorando. O bien, se había despertado y tenía hambre, o bien cuando él se quería acostar, de cogerlo de la minicuna, subirlo y acostarlo en su cuna,  había abierto los ojos y empezaba a berrear.

Hace unas dos semanas, J y yo decidimos, que en vez de subirme sola después de la "ultima toma", mi chiquitín se subiría conmigo. Así no pasaba de mis brazos a la minicuna; de la minicuna a los brazos de su padre; y de los brazos de su padre a la cuna. Fue muy  bien, aguantó cinco horas, y eso era todo un logro.. así que continuamos con la nueva rutina... Baño, pecho, y a la cuna. 
En dos días los dos estábamos mejor: el nene no parecía "necesitar" esa toma, y yo podía descansar mucho mejor. 
Así que pasé de subirme sola a dormir, a subirme con él, a que se subiera el solo... 

A día de hoy, 15 días después, la rutina, ha dado paso al hábito y sobre las 19,30-20,00 el ritual empieza: baño-pecho-cuna.
Una vez acostado, enciendo el vigilabebés, para estar segura de que está bien, y tengo un espacio para mi: ver la tv, escribir en el blog, o estar con mi marido. No todas las veces que lo acuesto, está dormido, le dejo una lucecita muy ténue y me espero unos minutitos en la habitación con él. Empieza a mover la cabeza de lado a lado, hasta que en una de esas cae rendido.

Este es el vigilabebés de miniland que nos regalaron mis suegros. Va de maravilla. El tripode se engancha a los barrotes de la cuna, y se acopla perfectamente. Registra la imágen nítida en color (de día) y también sonido. Así que cuando Marc hace "pio", me entero enseguida.. Además tiene una lucecita (como que está encendido) y Marc se duerme muchas veces mirandola.

Y esto es todo mamis, esta es mi experiencia. ¿Cuál es la vuestra?


Besotes

2 comentarios

  1. Hola Amiga! bienvenida a este mundillo adictivo! Me encanta todo! la imagen, como escribes y sobretodo Marc! A ver si lo conozco pronto en persona Un besiiii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapi! A ver si es verdad y pronto nos vemos! Besetes

      Eliminar